martes, 14 de noviembre de 2006

No a las Papeleras


En 1975 se firmo el Estatuto del Río Uruguay, un acuerdo de convivencia entre Argentina y Uruguay sobre el Río Uruguay. Estableciendo que si alguno de los dos países va a realizar un emprendimiento potencialmente perjudicial para las aguas, debe consultar y acordar con la otra parte.
En 2003 este estatuto fue violado por parte de Uruguay y los representantes argentinos en la CARU ( Comisión Administradora del Río Uruguay) ya que Botnia, empresa finlandesa dedicada a fabricar pasta de celulosa para papel, construye una de sus fabricas sobre la Ruta 136, en a localidad de Fray Bentos (Uruguay) a pocos metros del Río Uruguay. Todo esto sin ningún tipo de acuerdo previo.
En Fray Bentos apoyan a Botnia bajo el pensamiento de una esperanza de trabajo, sin pensar en lo que pueda pasar después: si habrá continuidad o contaminación. La gente vive el momento.
Irónico si lo hay ya que fue un informe de propios organismos uruguayos el que planteo las consecuencias de la fabrica, entre otras cosas: Calentamiento global (por el cual en Europa pagan impuestos y acá no), contaminación del agua, lluvia acida, enfermedades y olor a huevo podrido que envuelve la zona.
Para contestar a esto El Banco Mundial (uno de los principales inversores de Botnia), redacta un informe en el cual se asegura que no habrá “daños ambientales catastróficos”. Lo cual es verdad si se usa la palabra con la connotación de la destrucción inmediata y masiva.
Mientras tanto en Argentina, ante la inoperancia de alguno de nuestros gobernantes, surgió un nuevo modo de organización, debate y acción, que ha puesto en vilo al gobierno nacional, al uruguayo, al MERCOSUR y grandes potencias como España y Finlandia: La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychù.
Experiencia horizontal, sin jerarquías, de total independencia, en la cual todos opinan y, lo mas sabio, todos escuchan. No esta atada a ningún partido, a ningún gobierno. Lo real es su presión y la lucha por la vida.
Mientras Uruguay no cumpla con el tratado y Argentina no denuncie el incumplimiento, las empresas seguirán adelante.
Hoy en día ya hay sobrevolando una tercera planta sueca de pasta de celulosa sueca sobre el Río Uruguay y se pronostican otras cuatro.
José Gervasio Artigas , héroe nacional uruguayo, en 1850 dijo; “...No venderemos el rico patrimonio de los orientales al bajo precio de las necesidades…”
Por eso me uno y digo:

“NO A LAS PAPELERAS, SI A LA VIDA”

El Pequeño Nicolás

6 comentarios:

S. dijo...

Los pueblos se separan.
Cada uno tiene su propio sponsor.
Si Uruguay tiene como sponsor a Botnia, por ende es interlocutor de la misma.
El problema estuvo en el poco juicio de Uruguay, y el planteo tardío por parte de Argentina.

marcos dijo...

muy bueno el articulo. Y estoy totalmente encontra de las papeleras por su potencial peligro al medio ambiente. En cuanto al gobierno nacinal opino que fue lamentable y patetico el pedido totalmente con fines demagogicos que manado a La Haya. Este problema deve ser abordado y sustentado por estudios, planificaciones, especialistas y tiene que ser un trabajo en conjunto con los hermanos uruguayos para el bien de ambas naciones. El gobierno populachero del Dr. Kirchner mandandó una apresurada y ya derrotada carta a la Haya justo cuando todo el pueblo argentino habla del tema y asi salir otra vez bien parado y robar un par de votos futuros,,, lamentablemente solo algunos entendemos el verdadero fin de esa carta.

Anónimo dijo...

Botnia no es sponsor de nadie. Es únicamente un inversor, el cual creará muchos puestos de trabajo para el pueblo uruguayo y ataerá sin duda muchos más inversores debido a los beneficios impositivos que el gobierno uruguayo brinda a este tipo de empresas al instalar sus plantas en su territorio.

Anónimo dijo...

A pesar de coincidir en contra de las papeleras, habría que tomar conocimiento que esto no es algo nuevo que se quiere establecer, ni extrangero, ya que la Argentina posee varias papeleras en sus costas, como en el Rio Paraná en Misiones. Si el dilema es la contaminación que estas generan, ¿no habría que luchar en contra de las ya establecidas en Argentina también?
Estados Unidos, país que ha hecho más de mil pruebas nucleares, protesta de que Corea del Norte realice su primera prueba nuclear.
¿No nos encontramos frente a un planteo irónico?
El Turbo

Anónimo dijo...

Sin analizar mi postura en el tema papeleras me parece triste la manera por la cual se lucha contra este proyecto. Gente que no se que hace de su vida, corta el paso de union entre dos paises vecinos para llamar la atencion en un tema que tiene mas atencion de la necesaria. Ya se llevo el tema al tribunal de La Haya, que voto unanimemente en contra de la peticion, y ademas estuvo el papelon de la reina del corso paseandose en bolas con un cartel. Creo que para que se tomen las cosas en serio hay que hacer las cosas en serio. Se ve que toda esa gente que esta todo el dia quejandose no trabaja y no necesita el trabajo que pueden dar las papeleras, pero se me ocurre que hay muchos argentinos que si podrian ir a trabajar ahi. NO A LOS PIQUETEROS

EL PAJARO dijo...

Muy bueno el articulo... pero la verdad es que lo único que siento es impotencia por no poder hacer nada.. eso es la verdad, no hay nada que podamos hacer al respecto mas que putiar a las papeleras que en mi opinion no solo buscan en el sur del planeta la mano de obra barata, si no un proceso de preparacion de celulosa barato sin importar sus consecuencias. No se olviden que estos paises europeos no van a tener lluvias ácidas por esa papelera, no van a oler el olor a mierda que tiran esos quimicos y mucho peor, se van a llenar de guita.
Lo único que podemos hacer, siendo nosotros una generación joven, es aprender que esto no se puede hacer. Lo que mas deseo es que en el futuro nos metamos en la política y tratemos de hacer los cambios nosotros mismos. Yo se que muchos de los lectores son gente de plata y de importantes contactos, lo que significa que sí podriamos incursionar en la política con mucha mas fuerza que cualquier negro sin educación ni recursos... Por eso creo que en el futuro somos responsables de participar en la política, por el simple hecho de que TENEMOS UNA OPORTUNIDAD..