lunes, 13 de noviembre de 2006

La libertad de expresión



Opté por este tema ya que me pareció interesante aclarar un par de puntos en particular. Ahora bien, porque no comenzar buscando una respuesta a: ¿Qué es la libertad de expresión? Para encontrar esta respuesta hay que remontarse en el tiempo a finales del siglo XVII y ubicarse geográficamente en los Estados Unidos. Allí por 1791, los Estados ratificaron las primeras 10 enmiendas a su joven y errática Constitución (la madre de nuestra propia Constitución Nacional), donde la primera enmienda rezaba: "El Congreso no promulgará ley alguna que establezca una religión o prohíba su libre ejercicio, ni coarte la libertad de expresión o de prensa o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a pedir al Gobierno remedio de agravios". De esta manera, la legislatura norteamericana impedía que el Gobierno ejerciera acciones de censura o control de los medio de difusión. Este concepto fue evolucionando y ampliándose con el pasar de las décadas y el consolidamiento de las democracias. Tanta amplitud e importancia tomó esta idea que estas ideas y declaraciones ya no sólo se mantenían inmunes a “castigos” aquellas afirmaciones que sean verdaderas, sino que al momento de censurar, el actor debía probar que las declaraciones habían sido realizadas con “real malicia”. Es decir que no basta con que la declaración sea falsa o errónea sino que se requiere esa “malicia” intencional en la afirmación para poder ser reprochable desde el punto de vista legal.

La idea no es redactar una clase de historia sobre la libertad de expresión, sino exclusivamente clarificar su significado. Vale decir que en los Estados Unidos, aún al día de hoy, se está permitido a una persona llevar adelante un discurso público sobre la superioridad del hombre blanco por ejemplo, o de la inferioridad de las mujeres, o de los beneficios de las drogas. Que quiero decir con esto? Trato de decir que a pesar de que algunas personas se sientan heridas, dolidas o afectadas por las palabras de otros, eso no es justificativo suficiente para acallar esas voces. Imaginemos por un segundo un lugar donde este principio invocado no sea supremo, pensemos cuán difícil sería encontrar limitaciones a la afectación de terceros cada vez que alguien quiere expresar una idea política, racial, económica y porque no futbolísitica. Siempre alguien diría sentirse herido, y la censura no tendría límites.

Sin mucho más que agregar quiero resaltar nuevamente que el espíritu de la libertad de expresión, tal como fue concebido, apunta a la no interferencia de un “órgano superior” censurando a 3ros. El único caso aceptable para la censura es aquél en el cual la censura se es causada por una declaración falsa hecha maliciosamente, es decir, a sabiendas. Entonces, al hablar de libertad, democracia o el famoso “cada uno hace lo que quiere”, debemos saber que nadie puede o debe definir la libertad de expresión a voluntad. Más aún, cada vez que se suprime un comentario simplemente porque no es del agrado de alguien o tan sólo porque no está de acuerdo con él, se está violando esta “libertad” de la cual tanto se habla y que sin duda es abanderada de la democracia que muchos afirman apoyar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente nota que define claramente lo que libertad de expresión significa, tema tan mal interpretado en un sibn numero de paises comenzando por el nuestro en donde, el disenso es interpretado como una injuria. La cultura, el conocimiento y la educación son las bases para una correcta interpretación de esta nota. Este blog promueve cultura, conocimiento y educación. BRAVO FELICITACIONES

Anónimo dijo...

Muy bueno, mas en momentos donde el gobierno argentino utiliza la censura pero con medios extorsivos o atraves de su influencia economica en los medios de comunicacion.

ana dijo...

considero que este articulo se basa demasiado en la constitucion americana. nadie discute que es la madre de todas las constituciones. pero si en usa hoy en dia se manipula la informacion, produciendo la desinformacion, con que verdad se expresan? no veo a la sociedad americana como un modelo a seguir. exitosos seguramente lo sean, pero siempre regulando las cosas a su favor. a costa de la voluntad mundial. esa es su libertad de expresion? malditos sean.

me gusto el articulo, aunque no el angulo. sos abogado no?