lunes, 13 de abril de 2009

Apuntes literarios

Esta mañana estaba en un gran parque tomando el desayuno cuando me vi envuelto en un ataque de hormigas de ciertas proporciones. El sutil descuido de dejar la mermelada destapada dio comienzo al frustrado intento de estos pequeños insectos por hacerse con todo.

Me puse a buscar en mis apuntes sobre Los Autonautas de la Cosmopista y acá encontré esta hermosa apreciación sobre las hormigas. Siempre me parece aconcejable leer con un papel y lápiz a mano para transcribir las líneas que más nos conmueven.

El único problema es que, como los nazis y los fanáticos del rock´n roll, las hormigas no vienen nunca solas sino en avasalladoras multitudes, y el encanto de lo individual se diluye en el horror de la masa bruta.

4 comentarios:

Mai dijo...

Genial! Hay varios ejemplos de masa bruta, no? Y de encantadoras individualidades también, por suerte.
Saludos!

Henry Peace dijo...

Siempre son preferibles las encantadoras individualidades, supongo. De todas maneras alguna vuelta de masa bruta tampoco viene tan mal que digamos. Perderse en la masa...

Teclas Digitales dijo...

El rock n roll es una mierda aguante el pop y Good Charlotte!!!

Anónimo dijo...

desayunando en un parque?? buena onda.. me sumo a esa.. es al unica manera de levantarme temprano.-

morten