martes, 4 de septiembre de 2007

Intimidad


Levanto las sabanas por encima de su cabeza. Distraídamente, las abanico. Ya había hecho lo mismo en ocasiones anteriores. En la misma cama con las mismas sabanas. Sonrió. Recordó como ella lo odiaba. A nadie le gusta ese olor. Quizás solamente a uno mismo le pueda gustar. Siguió riendo. No pudo dormir hasta que el olor se disipo. Procuró que no volviera a ocurrir.
Hasta las 6 de la mañana. Hizo todo lo posible para aguantar. Otro hombre no hubiera podido y él tampoco. Antes de que volviera a ocurrir la despertó y le avisó. Desde ese día duerme solo en el sillón.

J.R

5 comentarios:

Anónimo dijo...

que asqueroso tira pedos

puaj. dijo...

ahhhhhhhhh groso.Inevitable. que olor por dios! como todos! dormi conmigo.

Té la mà Maria - Reus dijo...

ha sido un placer visitar tu blog, felicidades

saludos desde Reus Catalunya

Juan de belgrano dijo...

Maria! si te gusto este blog entra visita www.goletero.blogspot.com tiene una tematica muy similar a este.

Saludos y mucha suerte.

popeye de retiro dijo...

goleteros chupa sangre y huele pedos.
pollo la conoci a mumi me dijo que tien ganas de conocerte.